Nueve actuaciones de Fernando Sor en Londres los meses de abril, mayo y junio de 1815.

Tras su salida de España en 1813 que le llevó al exilio parisino, Fernando Sor permanecería en Francia durante aproximadamente un año y medio. Desde París, y por razones que todavía no conocemos con exactitud, Sor pasó a Inglaterra, estableciéndose en Londres, ciudad en la que tenemos constancia de su residencia desde el 3 de abril de 18151 y de su actividad musical desde el 20 de ese mismo mes. Durante los poco más de dos meses que transcurren desde esta fecha hasta el 27 de junio conocemos, al menos, nueve ocasiones en las que Sor se presentó ante el público londinense, la alta sociedad e incluso ante el Príncipe Regente y la Familia Real, con su ‘Spanish Guitar’, dando a conocer su particular manera de utilizar el instrumento y lo especial de la música que escribía para éste, encantando a sus audiencias y sorprendiendo a los escépticos. 

Es sabido que cuando Sor llega a Londres la guitarra española no era bien conocida en Inglaterra o, al menos, no lo era como en otros lugares, así que no resulta nada sorprendente que las actuaciones de Sor sean presentadas o comentadas con un cierto carácter de novedad, casi rayando el ‘exotismo’. Desde nuestra perspectiva, y a doscientos años vista, resulta interesante que, mientras los participantes en estas actuaciones suelen ser anunciados, de manera más o menos conjunta y mencionando sencillamente su nombre y su instrumento, en el caso de Sor, casi invariablemente, se le presente haciendo hincapié en que interpretará una obra ‘en la Guitarra Española’.

Lo interesante no es que se califique de ‘española’ a la guitarra, algo que sencillamente concretaba el tipo de instrumento2, sino ese ‘en’ que hemos puesto en cursiva. Los anuncios en prensa o las gacetillas posteriores suelen resaltar que Sor interpretará una pieza en la guitarra española, apartando así de la mente del lector la idea de que la guitarra pudiera ser utilizada únicamente para acompañar la voz, para servir de apoyo a un aria o canción, un uso de la guitarra mucho mejor conocido en Inglaterra que el propiamente instrumental mediante el cual el intérprete abordase una fantasía o un tema con variaciones de la manera en que habitualmente lo hacían pianistas, arpistas o grupos de cámara.

George Augustus Frederick (1762-1830), Príncipe Regente y futuro Jorge IV

La dimensión del impacto que, nada más comenzar, produjeron las actuaciones de Sor puede intuirse viendo lo relativamente pronto que Sor llega a tocar delante de la Familia Real: no transcurren ni quince días entre su primera aparición pública y su actuación en Carlton House. Y también estudiando la ‘densidad’ de actuaciones en determinados periodos: en menos de dos semanas, entre el 14 y el 27 de junio, Sor actúa, que sepamos, en siete ocasiones diferentes3.

Parece innegable que Sor recibe un cierto apoyo de algunos músicos españoles que ya se encontraban en Londres. Su presentación pública tiene lugar precisamente en un concierto organizado por españoles, los músicos Reyes y Pérez, con quienes sabemos que Sor compartía residencia, seguramente desde el mismo momento de su llegada, y con quienes permanecería un par de meses después. Así que parece que Sor, tras llegar a Londres, recibió no sólo apoyo profesional sino que también pudo ver resueltas de manera sencilla algunas de sus necesidades más urgentes, lo que no era poco importante ya que viajaba con su hija y seguramente con su esposa.

Esta solidaridad de sus compatriotas pudo ayudar a abrir las puertas de los salones, tanto públicos como privados, y facilitaría también otro tipo de relaciones como las que permitieron a Sor tener discípulos con los que obtener un cierto beneficio económico4. Pero sin duda hubo otros dos factores que ayudarían al establecimiento de Sor en Londres y a la adquisición de una determinada imagen, a la concreción de un cierto estatus superior al que hubiera podido obtener cualquier otro guitarrista español de la época. El primer factor tuvo que ser, sin duda, su educación, su facilidad para moverse en ambientes cultos, su posibilidad de conectar con determinados sectores sociales en función de sus conocimientos o de su erudición. Pero el segundo fue seguramente bastante más impactante y le resultaría una perfecta credencial con la que acceder a muchos lugares, tanto en el ámbito social como en el profesional. Nos referimos al tipo de música que Sor era capaz de presentar en el instrumento, una música bien construida, perfectamente capaz de despertar interés desde los primeros compases y llena de matices y peculiaridades, una música con tanto nivel que sorprendería a los públicos pero, sobre todo, que abriría las puertas (y las mentes) de los profesionales, de los grandes intérpretes, de aquellos que serían mucho más capaces que el público habitual de apreciar el valor musical de las composiciones de Sor5.

Basta echar un vistazo a los primeros pentagramas de la Fantaisie dedicada a Pleyel, y no digamos si la estudiamos y analizamos de principio a fin, para imaginar la sorpresa de los grandes intérpretes no guitarristas cuando escucharan en manos de Sor esa fantasía y accedieran a su partitura.

Y mencionamos esta obra, a la que posteriormente se le asignó el 7 como número de opus, porque tuvo que ser parte principal de la música que en manos de Sor escuchó la sociedad londinense.

No podemos conocer con exactitud el repertorio o las piezas en concreto que Sor presentó en las nueve actuaciones londinense de 1815 porque las menciones que a éstas se hacen son muy vagas y generales, pero hay una referencia a una de las piezas a interpretar que resulta muy significativa y que, aunque pudiera aplicarse a casi cualquier obra de las escritas por Sor hasta ese momento, describiría a la perfección la fantasía que acabamos de mencionar. Se produce, además, en el concierto que Sor organiza en su propio beneficio, el único en que Sor toca tres piezas diferentes. Todos los anuncios previos al concierto que hemos localizado dicen que Sor interpretará «… a Fantasia on the Spanish Guitar, with full accompaniments, and two other pieces», lo que traduciríamos como ‘una fantasía en la Guitarra Española con acompañamiento completo y otras dos piezas’.

Lo hemos traducido así por no violentar demasiado el estilo propio del castellano, aunque en realidad deberíamos haber traducido ‘acompañamientos completos’ o algo muy cercano pero, en cualquier caso, en plural. Es muy posible que esta descripción de cómo sería la fantasía, de que contaría con ‘full accompaniments’, descripción que seguramente fue escrita por el propio Sor ya que se trata de su concierto, esté dando a entender que el público no se encontrará con una sencilla melodía acompañada por la escasa utilización de un bajo obtenido en su mayoría en cuerdas al aire, sino que habrá de esperar un ‘accompaniment’ como el que está acostumbrado a escuchar en las piezas para piano o arpa y, salvando la distancia del instrumento solista, en la música camerística. Del mismo modo, el plural de ‘accompaniments’ podría tener una razón en la mano de Sor cuando escribiese la nota a enviar a la prensa y tratase de describir las diferentes texturas, formas de acompañamiento o efectos que se producen a lo largo de la introducción, el tema y las siete variaciones de esta fantasía.  


Tras uno de los conciertos, se elogia a Sor diciendo que la guitarra había sido un instrumento ‘so limited’ hasta que Sor había ‘enlarged its powers’ (aumentado sus posibilidades) y se añade que mostró lo admirablemente que la guitarra se adaptó, en manos de Sor a la delicada voz femenina que interpretaba un aria.

The Morning Chronicle, 17 de junio de 1815 (Fuente: British Newspaper Archive)

Sor deslumbra a su audiencia mostrando lo que la guitarra puede hacer como instrumento solista pero no desdeña el otro ámbito fundamental en que puede desarrollar su actividad: el del acompañamiento de la voz, sirviendo de apoyo a arias y canciones, un género que Sor cultivaría desde entonces como compositor y como maestro.

Estas y otras muchas reflexiones rezuman del análisis de esos nueve actos musicales en los que sabemos que participó Sor durante sus primeros meses en Londres. Invitamos al lector a sacar sus propias conclusiones partiendo de los datos que hemos tratado de completar y ordenar en las nueve entradas que hemos desarrollado a ese efecto:

Fernando Sor, primer concierto público en Londres el 20 de abril de 1815. Fernando Sor, Concierto en Carlton House, residencia del Príncipe Regente. Londres, 5 de mayo de 1815. Fernando Sor, primer concierto en Londres en su propio beneficio. 14 de junio de 1815.
Fernando Sor participa en el concierto del flautista Fiorillo, 16 de junio de 1815. Fernando Sor en Londres, la batalla de Waterloo y el ‘petit concert’ de la duquesa de Gontaut. 18 de junio de 1815. Fernando Sor participa en el concierto de las hermanas Gautherot. Londres, 19 de junio de 1815.
Fernando Sor participa en el concierto del violinista Lafont. Londres, 21 de junio de 1815. La Guitarra de Fernando Sor en el ‘Musical Party’ de la Marquesa de Douglas. Londres, 26 de junio de 1815. Fernando Sor en el ‘Musical and Literary Entertainment’ de Madame Simons. Londres, 27 de junio de 1815.

Luis Briso de Montiano, 8 de noviembre de 2015
Esta entrada ha sido visitada en 528 ocasiones
Última actualización: 22/11/2015



Notas ( vuelta al texto principal)

  1. La referencia la encontramos en una carta que Camille Pleyel, primogénito de Ignace Pleyel que en esa fecha se encuentra en Londres, dirige a sus padres mencionando que ha visto a Sor (más detalles aquí).
  2. La concreción ‘española’ añadida al nombre del instrumento (Spanish Guitar) sería imprescindible para evitar confusiones, ya que muchos británicos, especialmente los ingleses, darían el nombre de ‘guitar’, a secas, al instrumento que identificamos en el presente con el nombre de ‘Guitarra inglesa’ (English Guitar), un instrumento tipo cistro con poco o muy escaso parentesco con la guitarra de seis órdenes o seis cuerdas de las primeras décadas del siglo XIX.
  3. Excluyendo el pequeño concierto de la duquesa de Gontaut que hemos localizado nosotros, Brian Jeffery ya abundaba en esta idea en su monografía de 1994 señalando que esas ‘dos semanas’ Sor había actuado en seis ocasiones. Un extracto del capítulo de su libro en el que se hace esa referencia puede encontrarse aquí (como parte de la página de Tecla Editions).
  4. Los primeros discípulos conocidos de Sor tras su llegada a Londres son las hijas de la Duquesa de Gontaut ya que ésta le menciona, refiriéndose a un pequeño concierto celebrado en junio de 1815, como ‘maître de guitare de mes filles‘ (Ver Fernando Sor en Londres, la batalla de Waterloo y el ‘petit concert’ de la duquesa de Gontaut).
  5. Grandes profesionales e intérpretes y otros que, tal vez, no lo fueran tanto pero que actuaban constantemente en los espacios musicales londinenses en los que ejercían su influencia. Durante estas nueve actuaciones Sor coincidió con un gran número de músicos, algunos de los cuales conocería previamente desde sus estancias en España o Francia y otros a los que trataría por primera vez en Londres, músicos con los que en muchos casos seguiría teniendo contacto durante los siguientes años. El de los cantantes es el grupo más numeroso. Entre las voces femeninas con las que Sor coincidió se contaron la soprano Angelica Catalani (soprano italiana que llegaría a ser directora del Théâtre-Italien de París), Mrs. Ashe (cantante y esposa del flautista irlandés Andrew Ashe), Mrs. Salmon (Eliza Salmon, de soltera Munday, célebre soprano inglesa, esposa de James Salmon, organista en Liverpool), Madame Marconi, Madame Sala (née Comtesse Taverna), Madame Lafont (primera solista en los conciertos de Su Majestad la Emperatriz de todas las Rusias), Madame Grassini (Giussepina Grasini, que fue amante de Napoleón Bonaparte), Mrs. Smith, Miss Mortimer, Caroline Naldi (hija del cantante boloñés Giuseppe Naldi) y Miss Sarah Blanche Matthews. Las voces masculinas son menos numerosas pero no menos significativas: Reyes (a quien ya hemos mencionado, y del que sólo sabemos que era un joven cantante español), John Braham (tenor y compositor inglés de posible origen alemán o luso), Mariano Rodríguez de Ledesma (compositor y maestro de canto), Mariano Pablo Rosquellas (violinista, guitarrista y cantante, autor de un método para guitarra), John Barnett (muy joven, casi un niño, con las tesituras de tenor, contralto y soprano) y tres bajos: Giuseppe Naldi (italiano, padre de Caroline Naldi), William Lacy (inglés) y Nicholas Levasseur (en este caso, como claramente sugiere su apellido, de nacionalidad francesa). Sor coincidió también con diversos instrumentistas: las hermanas Gautherot (ambas arpistas, aunque para una de ellas, Augusta, su instrumento principal fuese el pianoforte), otro arpista de la familia Erard del que sólo nos llega su apellido, el clarinetista Iwan Muller (alemán, inventor en 1809 de un clarinete de 13 llaves), los flautistas Federigo Fiorillo y Andrew Ashe (irlandés, esposo de la cantante Mrs. Ashe y organizador de los ‘Subscription Concerts’ en Bath a principios de 1816), el oboista y corno inglés Alessandro Ferlendis, los pianistas Pérez (ya mencionado arriba, seguramente el español Sixto Pérez), Frédéric Kalkbrenner (que también actuaría como director en alguno de los conciertos y dedicatario de una de de las obras de Sor, la fantasía op. 12), Augusta Gautherot (ya mencionada antes como arpista) y Camille Pleyel (primogénito del también pianista Ignace Pleyel), los hermanos Joseph y Peter Petrides (intérpretes de trompa, seguramente conocidos de Sor ya que formaban parte de la orquesta del teatro de la Cruz en Barcelona cuando sor estrenó su ópera Il Telemaco nell’Isola di Calipso), los violinistas Spagnoletti (seudónimo del violinista Paolo della Diana), Anton Bohrer, Francisco VaccariJohann Peter SalomonCharles Philippe Lafont, (Primer violín de Su Majestad el Emperador de todas las Rusias) y violonchelistas como Maximilian Bohrer y Frederick William Crouch. En algunos conciertos determinados músicos son anunciados como directores. Además del pianista Kalkbrenner que ya hemos mencionado, Sor coincidió con otros tres musicos en ese papel de director: Mr. Asioli (seguramente Luigi Asioli), Fanz Cramer (violinista, hermano de pianista Johann Baptist Cramer) y Sir George Smart (organista y compositor).
Print Friendly

Etiquetas:, , ,